martes, 31 de marzo de 2009

CUESTIÓN DE CONSCIENCIA

.
Sin avisos, sin premeditación, sin sospecharlo, comprobaba cómo en un segundo, lo que sentía se había transformado.

Como si hubiera atravesado un pasadizo de forma fulminante.


Y voces remotas le hablaran.


Transportándole breves instantes hacia algo más oscuro, aislado, tétrico.


En donde molinos de viento vuelven a ser gigantes enemigos.


Y una silueta monstruosa vigila y acecha desde lo alto.


Es entonces cuando se dio cuenta de que todo es cuestión de consciencia.

De que pensar y sentir son actos que se pueden controlar al margen de los sucesos.

De que la mente siempre tiene una escalera.


Que hay que subirla.

Y elevarse.


Hasta donde hay flores blancas.


Y de nuevo se atisba luz.

Orvuá.
.

6 comentarios:

davidiego dijo...

me has llevado
y me has traído.
has hecho que suba

p
o
r

la

es
++ca
++++le
++++++ra

y ahora, sobre uno
de los pétalos caídos
dejo
caer
estas letras:


b o n i t o p a s e o

inma dijo...

ME QUEDO SUBIENDO LA ESCALERA DE LA MENTE EN BUSCA DE LA LUZ Y LA PAZ... LOS PASADIZOS Y GIGANTES NO ME GUSTAN... PRECIOSO ISA PRECIOSO.

UN BESOTE

Furacán dijo...

Genial, me ha encantado!
y estoy de acuerdo.

ATALANTA dijo...

Intentaremmos, a pesar de todo, subir esas escaleras y llegar hacia la luz. Muy chulo.
Me acabo de dar cuenta que en la anterior entrada escribí pero no me lo llegó a publicar. Serían las prisas con las teclas. Un saludo.

Ramón Doval dijo...

Bonito, cuñadita.

Isadora dijo...

-DD, sí que fue un bonito paseo; que me ofreció imágenes muy diferentes con las que jugar para hacer una metáfora.
(Eres original y poeta. Además de el más rápido!!!).
;)

- Inma. Nuestra "cabeza" es un mundo misterioso con escaleras hacia todos los lados. Puestos a elegir... pues vamos por la que va para arriba!!!
Besitos.

- Furi, cuántas veces tenemos un estado de ánimo y un detalle apenas perceptible nos ha hecho cambiar a otro súbitamente?

Estamos eufóricos y de pronto, ver, sentir o escuchar algo, por la calle, en la tele, a nuestro lado, nos disgusta, nos produce nostalgia, o nos llena de tristeza, nos enfada...
Y al contrario, que estando apáticos, de repente un mensaje, una canción, una frase, un detalle... nos llena de ilusión y energía.
En ocasiones, al pensar sobre ésto, me sorprendo de lo condicionados que podemos llegar a estar física, psíquica y emocionalmente.
También, de lo relativamente fácil que resulta a veces mutar el chip a voluntad propia.
Bueno, pero este tema: cerebro-pensamiento-sentimiento-voluntad... da para mucho. Ya irá surgiendo en nuevas entradas.
:)

- Atlanta, según las circunstancias puede que resulte muy difícil no sólo encontrar esa escalera, sino mucho más subirla. (Hay gente que lo pasa realmente mal).
Pero esa escalera, ahí está.

- Cuñadito...
... bonito tú..... ;)
Gracias.

Estampas de lugares

Si se atiende a los detalles, todos los lugares tienen su belleza.